Divulgación científica - ilustración científica - libros siglo XIX - Louis Hachette - Edouard Charton - ciencia popular

Libros de divulgación científica en el siglo XIX: Colección Biblioteca de las Maravillas

Divulgación científica - ilustración científica - libros siglo XIX - Louis Hachette - Edouard Charton - ciencia popular
Lucano; larva, ninfa, insecto macho y hembra
Divulgación científica - ilustración científica - libros siglo XIX - Louis Hachette - Edouard Charton - ciencia popular

La Colección fue publicada por Hachette, una de las editoriales más importantes del siglo XIX en Europa.

Divulgación científica - ilustración científica - libros siglo XIX - Louis Hachette - Edouard Charton - ciencia popular
Lucano; larva, ninfa, insecto macho y hembra

En 1864, el fundador de la casa editorial francesa Louis Hachette le encargó a Édouard Charton que dirigiera la serie Biblioteca de las Maravillas debido su experiencia en proyectos similares, como la revista Le Tour du Monde.

Actualmente, la Biblioteca Patrimonial Recoleta Dominica cuenta con cuatro ejemplares de esta Colección:

A juzgar por la inscripción en sus primeras páginas, tres de ellos pertenecieron al presbítero Marcos Machuca, quien según el obispo de La Serena fue suspendido del ministerio sacerdotal en 1876, por promover una rebelión contra la autoridad eclesiástica en el pueblo de Nantoco y publicar sermones contra la religión católica en la prensa local. Pese a ello, fue docente del Liceo de Copiapó, y compartió aula con destacados intelectuales de la época, como Valentín Letelier.

El primer ejemplar de esta serie trató sobre los cuerpos celestes, fue escrito por el astrónomo Camille Flammarion, y alcanzó las 5.500 copias en 1865. Su tiraje inicial fue tan exitoso que el autor creó Le Groupe Flammarion, y se convirtió en uno de los grandes editores de divulgación científica en el siglo XIX (Nieto-Galán, 2011).

Detalle portada libros de la Colección Biblioteca de las Maravillas

Hacia 1912 las reediciones de este libro superaban las 60.000 reproducciones, evidencia de la consolidación de la industria editorial Hachette.

Los volúmenes siguientes abarcaron todas las áreas de la naturaleza y las ciencias humanas a un precio y lenguaje accesibles para un amplio número de lectores (Nieto-Galán, 2011). Entre 1865 y 1895 se publicaron aproximadamente 130 títulos de la Colección (Tesniére, 1993), y fueron numerosas sus reediciones y traducciones en Europa.

Con diferentes denominaciones como ciencia popular, ciencia para todos, o ciencia recreativa, los libros de divulgación científica se convirtieron durante el siglo XIX en un preciado objeto que aseguró a las editoriales un negocio rentable.

Larva del Esfinge del Ligustro, 1868.

El proyecto editorial francés utilizó el término "maravilla" para denominar esta Colección. Desde el siglo XIV esta palabra se relacionó con lo fantástico e ilusorio y, en el siglo XIX, y de la mano del romanticismo, su uso adquirió además el sentido de asombroso e increíble, y llegó a designar un género literario específico (Le Goff, 2003: 469).

Circulación de libros de divulgación científica en Chile

En Chile este tipo de colecciones tuvo buena acogida, debido a la adopción de la filosofía positivista y el cientificismo por parte de gobernantes e intelectuales de la elite republicana.

Los títulos importados se vendían casi al doble de su valor original dado que llegaban empastados desde Europa. Pese a ello, entre 1840 y 1880 se vivió un desarrollo y profesionalización del comercio librero nacional (Subercaseaux, 2000).

La librería El Mercurio de Valparaíso que contaba con sucursales en otras regiones del país, ofrecía en 1877 "un surtido de libros renovados constantemente por […] las casas editoras Garnier, Hachette, Bouret y Bailly Bailliere de París; López y Guijarro de Madrid y Appleton de Nueva York" (Subercaseaux, 2000: 74).

En contraste con este mercado, la presencia de obras de autores nacionales y libros editados en Chile fue escasa en los catálogos de venta. Para el profesor de literatura Bernardo Subercaseaux, ello se explicaría por el prestigio y legitimidad social que gozó lo europeo, por "la tradición consagratoria de las casas editoriales de ese continente", y porque la abolición de las Juntas de Censura en 1878 propició la internación de libros impresos al país.

Divulgación científica - ilustración científica - libros siglo XIX - Louis Hachette - Edouard Charton - ciencia popular

Difusión del conocimiento científico en Europa a fines del siglo XIX

Los libros de divulgación de ciencias, humanidades y artes se diferenciaron de los textos académicos por su lenguaje sencillo y directo, y por sus fines educativos y de entretención para un público amplio.

Galerías

Fulgora porta-linterna

"Las metamorfosis de los insectos": una introducción a la entomología

La obra presenta una taxonomía de los insectos que introdujo a los científicos del siglo XIX en esta nueva disciplina.

Lienzo sello original de Editorial Daniel Cortezo

"El amor maternal en los animales": un caso de piratería editorial

Este ejemplar fue una publicación literal de la obra perteneciente a la casa editorial francesa, Hachette.

Anatifas

"Los monstruos marinos": Ficciones y mitos etnológicos

Historias de animales temidos por los humanos, seres antropomorfos, cuentos populares y fábulas, reúne esta publicación dirigida por la editorial Hachette en 1870.

Interior de un taller de grabado en talla dulce, copia de Abraham Bosse

"Las maravillas del grabado": el arte de la estampa

Publicada en 1873, reunió imágenes que formaron parte de la tradición de grabados de estampa que circularon en Europa desde fines del siglo XV a comienzos del XIX.

Otros sitios

Divulgación científica - ilustración científica - libros siglo XIX - Louis Hachette - Edouard Charton - ciencia popular