Miserere y Trisagio de José Bernardo Alcedo***

ALCEDO, José Bernardo. Partituras. Trisagio Solemne a la Santísima Trinidad. Manuscrito. Biblioteca Patrimonial Recoleta Dominica

Prócer de la independencia de Perú y compositor de su himno nacional, fue maestro de capilla de la Catedral de Santiago. Compuso importantes obras y lidió con la intención eclesiástica de no admitir la orquesta en los templos.

ALCEDO, José Bernardo. Partituras. Trisagio Solemne a la Santísima Trinidad. Manuscrito. Biblioteca Patrimonial Recoleta Dominica

José Bernardo Alcedo fue compositor del himno nacional de Perú y prócer de la independencia de ese país. Vivió la mitad de su vida en Chile, donde destacó su labor como maestro de capilla de la Catedral de Santiago, cargo en el que compuso dos importantes obras para orquesta: el Miserere mei Deus y Trisagio Solemne a la Santísima Trinidad.

Nació en Lima el 19 de agosto de 1788 y murió el 28 de diciembre de 1878 en la capital peruana. Su vida transcurrió en una etapa de fractura entre dos proyectos políticos, sociales y culturales: fines de la Colonia y comienzos de la República.

Hijo de doña Rosa Rudecinda Retuerto, mulata libre, y de José Isidoro Alzedo, criollo español que al momento de su bautismo aparece como "padre no conocido".

José Bernardo cae así en la denominación genérica de "pardo", que representa a los hijos nacidos de descendientes de esclavos africanos con europeos. Pertenecer a esta categoría americana definió la trayectoria personal y profesional de Alcedo.

Ingresó al convento de los agustinos como "donado", por lo que no pagó dote, era sirviente y no tuvo derecho al ejercicio del sacerdocio. Allí comenzó su desarrollo musical junto a fray Cipriano Aguilar y desde entonces siguió una destacada formación como músico en los espacios religiosos, epicentros del arte en esos años.

"De no haber sido por si condición racial y social, probablemente Alcedo hubiera abrazado el sacerdocio y hubiera puesto sus talentos al servicio de la Iglesia. Sin embargo, fueron los aires independentistas que recorrían la región los que le señalaron un nuevo horizonte a su oficio y una nueva dirección a su labor creativa" (Rondón, 2008: p. 324).

Inspirado por el movimiento independentista y romántico, Alcedo se enfocó a nuevas empresas musicales. Se asoció, por ejemplo, al poeta José de la Torre Ugarte con quien compuso la popular canción La Chicha y el himno de la independencia de Perú, que le valió un espacio entre los próceres peruanos.

Alcedo y su desarrollo musical en Santiago

Luego del impulso libertario dejó el claustro y se enroló como músico en el Batallón N° 4 Chile, que acompañó a José de San Martín. El batallón fue disuelto en Santiago en 1826 y Alcedo recibió la licencia que le confirió el gozo de fuero, uso de uniforme y pensión.

En esta capital se integró rápidamente a la vida musical cívica, que por entonces conocía nuevos repertorios y corrientes estéticas. Era la llamada música de salón, en cuyos espacios se representaba plenamente el espíritu romántico y la cultura burguesa de la época.

Desde 1835 trabajó como cantante en la voz de bajo en la orquesta de la Catedral de Santiago, mientras instruía a los jóvenes músicos de la clase alta y participaba de diversas maneras en la divulgación de las artes en el medio local.

En 1846 fue nombrado maestro de capilla del templo por el Arzobispo Rafael Valentín Valdivieso, el más alto puesto al que aspiraba. En este cargo debió lidiar con la mala organización que tenía la orquesta y las limitaciones ideológicas que imponía el Arzobispo Valdivieso, quien quería reemplazar la orquesta por el órgano con el fin de limitar la intromisión de la música profana en los espacios religiosos.

El desafío para Alcedo era significativo, pues debía hacer lucir la orquesta pese a las restricciones materiales e ideológicas. El reto fue cumplido cabalmente con las obras Miserere mei Deus y Trisagio a la Santísima Trinidad, ya que en ambas consolidó un estilo musical moderno, republicano y progresista sin sacrificar el decoro y buen estilo esperado para las funciones de música religiosa.

En 1852 creó el Semanario Musical, publicación periódica enfocada a difundir el arte y la música, en el que trabajó junto a Isidora Zegers, José Zapiola y Francisco Oliva. Para Alcedo y Zapiola éste fue un primer paso en sus postreros y más destacados trabajos como la Filosofía elemental de la música (Lima, 1869) y Recuerdos de treinta años (1871-1874), respectivamente.

En 1864 Alcedo fue llamado por el gobierno peruano para dirigir el Conservatorio de Música. Participó durante los últimos años de su vida en diversas actividades artísticas, sociales y patrióticas. Falleció el 28 de diciembre de 1879 a los 90 años.

Otros sitios

*** Contenido de carácter patrimonial realizado sobre la base del trabajo de Víctor Rondón y José Manuel Izquierdo König. Proyecto Alcedo sonando: investigación y edición de una obra sinfónico coral chilena del siglo 19. Gobierno de Chile, Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Fondo de la Música, línea de Fomento de la Música Nacional, 2009, folio 3CL13301200875081.

José Bernardo Alcedo: entre lo sacro y lo profano

Estudió y ejecutó creaciones clericales y luego creó junto a José de la Torre Ugarte la canción La Chicha y el himno nacional de Perú.

Miserere mei Deus: primera composición republicana en Chile

Obra consolidó la confianza en un estilo musical más moderno y republicano, sin sacrificar el decoro y buen estilo.

Trisagio de Alcedo: de la Catedral a la Recoleta Dominica

Influencia de Rossini y Mozart, se une a giros de Alcedo, como las conclusiones abiertas en la dominante con escalas descendentes cromáticas.

Galerías

Partituras de Trisagio de José Bernardo Alcedo

Partituras de Trisagio de José Bernardo Alcedo

Riqueza conceptual de Alcedo se muestra a través de la unidad que dio al universo sonoro laico y a la música católica.

Otros sitios