Música,Catálogo,Musicología,Archivo

Catálogo de obras y autores del Archivo Musical de la Recoleta Dominica

Música,Catálogo,Musicología,Archivo
Vista del interior de la iglesia de la Recoleta Dominica
Catálogo,Musicología,Archivo

Repertorios y espacios musicales en la Recoleta Dominica

Coro, capilla musical y biblioteca fueron tres microcosmos musicales, que poseyeron sus propios repertorios, objetos y sujetos.

Catálogo,Musicología,Archivo
Vista del interior de la iglesia de la Recoleta Dominica

No existe certeza sobre cómo se constituyó el universo de materiales papeles, manuscritos, libros y partituras relacionados con la música, músicos e instrumentos que existieron en el siglo XIX en la Recoleta Dominica.

Sólo es posible aseverar que en él están en juego prácticas, intereses y sensibilidades tanto institucionales como individuales que transcurren entre 1750-1950, con especial énfasis en el XIX.

Dentro de la Recoleta Dominica, se han distinguido tres espacios que constituyen pequeños microcosmos musicales con sus respectivos repertorios, objetos y sujetos: el coro, la capilla musical y la biblioteca.

Para la institucionalidad católica del siglo XIX, un asunto a resolver en materia musical era enfrentar a la cada vez más masificada música laica. Cada orden respondió de manera diferente a esta encrucijada.

Si en la catedral se optó por el reemplazo de la orquesta por un gran órgano, en la Recoleta Dominica se intentó servir la música con religiosos de la propia casa que eran formados para tal labor.

Aunque los documentos de la época nunca hablan de la capilla musical, si no de la orquesta, encontramos que los repertorios de ésta son los más numerosos, tanto de creación local como traídos desde Europa. Este variado muestrario de autores constituyó un conjunto separado de documentos del Archivo.

El coro fue otra área donde la comunidad dominica cantaba los oficios propios de su orden en canto llano o gregoriano, definido como música vocal tradicional de las liturgias cristianas. Para su práctica y enseñanza, se utilizaron los libros de coro y manuales de música vocal tradicional de las liturgias cristianas.

La Biblioteca Dominica albergaba tratados y textos de interés general, quizás encargados y adquiridos por los superiores a sus agentes y procuradores en Europa, principalmente en Italia y Roma, los que denotan un mejor estado de conservación y mucho menos uso.

En el repertorio profano, especialmente para piano, están las mayores dudas.

¿Cuándo y quiénes interpretaban estos repertorios y dónde? ¿Tiene relación con aquellos pianos que los superiores dominicos proveían para uso de los suyos y "las señoras mujeres" que asistían allí para prepararse en las artes musicales?

¿Por qué la presencia de repertorio femenino en su práctica y creación? ¿Acaso estos materiales dan cuenta de gustos y prácticas individuales? ¿O nunca se practicaron en la Recoleta y provienen de otros lugares como la iglesia de la hacienda de Peldehue, la chacra de Apoquindo, hoy Los Dominicos, el Convento de Santo Domingo o una iglesia dominica de provincia? ¿O eran empleados por los maestros de música para la enseñanza? ¿O llegaron a la Recoleta por azar en fechas recientes?

El repertorio existente en la Recoleta Dominica permite profundizar en el conocimiento de la música de salón y el gusto musical de la burguesía chilena de fines del siglo XIX hasta comienzos del XX, aunque más de alguno de ellos remite inequívocamente a una práctica musical conventual que evidencia una permeabilidad estética que ya vislumbran actuales estudios sobre la época.

Uno de estos álbumes, por ejemplo, pareciera relacionarse con la ciudad de Curicó en la década de 1880, espacio tradicional de producción agrícola de Chile Central. Otros volúmenes que permiten ver un consumo importante de música alemana e inglesa en la Recoleta.

Es particularmente relevante un manuscrito del piano en la ópera Semiramide de Rossini, cuya escritura se cree fue hecha en Chile. Otros impresos incluyen una hermosa primera edición (1801) de Joseph Haydn, Die Worte des Erloesers am Kreuse, compositor austriaco influyente en el estilo musical de España y América a fines del siglo XVIII y comienzos del XIX.

Catálogo,Musicología,Archivo

Catálogo de obras y autores del Archivo Musical de la Recoleta Dominica

Material muestra la música admitida por las autoridades religiosas, las influencias y la producción de sonidos dentro de la Recoleta Dominica en el siglo XIX, y revela diferencias con otros centros de producción en Santiago.

Creación del Archivo Musical de la Recoleta Dominica

Iniciativa catalogó, conservó y creó un archivo del universo musical de la Recoleta Dominica durante el siglo XIX.

Consumo musical en la Recoleta Dominica entre 1815 y 1851

Convento fue un espacio alternativo a la labor de intérpretes y compositores, que atrajo a maestros de capilla de la Catedral.

Lista de compras relacionadas con música en la Recoleta Dominica

Entre 1815 y 1851 gran parte de los gastos de devoción se usó en instrumentos, y el pago de músicos y obras.

Compositores y obras: detalles del universo sonoro en la Recoleta Dominica

Repertorios creados para ópera y orquesta convivieron con registros sencillos y puros preferidos por la Iglesia.

Galerías

Libro I de cargo y data

Libro I de cargo y data

Iglesia, convento, noviciado y escuela eran financiados con ingresos de misas, limosnas, venta de aguardiente, y arriendos.

Proceso de creación del Archivo Musical

Proceso de creación del Archivo Musical

Se buscó equilibrar la flexibilidad y consistencia de criterios de catalogación y la preservación básica del material.

Espacios sonoros en la Recoleta Dominica en el siglo XIX

Espacios sonoros en la Recoleta Dominica en el siglo XIX

Diversidad musical existió gracias a la visión de fray Francisco Álvarez, quien la vio como un elemento para realzar la liturgia.

Compositores y obras

Compositores y obras

En el Archivo de Música de la Recoleta Dominica destacan partituras de José Bernardo Alcedo, Enrique Maffei y del jesuita Louis Lambillote.